jueves, 24 de septiembre de 2009

La belleza está en el interior... ¡en el interiorismo!

.

Cualquier arquitecto con un mínimo de ética debería haberse negado a firmar proyectos como los que han inundado el territorio español los últimos años: interminables hileras de duplex clónicos estampados justo en la zona más sensible de nuestros pueblos y ciudades, allá donde lo urbano se enfrenta al campo, a la huerta, a nuestros desamparados bosques.

5 comentarios:

marieta dijo...

La ética se olvida fácil con el dinerito encima de la mesa...una pena que por un lado se esté luchando tanto por salvaguardar lo que nos queda de natural y por otro muchos se pasen todo por el forro...y con todas las de la ley!
Enhorabuena por tu trabajo y gracias por tu comentario. Me gusta tu trabajo, te he añadido en mi lista. :-)

rblanco dijo...

Esta vez no es el edificio y el árbol, los que guardan similitud, sino la gua del fondo, el árbol truncado y los matorrales.

Te gusta buscar elementos geométricos, lineales y que guardan una cierta simetría.

Como siempre, plasmas en imágenes un fondo poético.

Besos

Sofi

rblanco dijo...

También, ahora que he vuelto a ver las dos imágenes, puede verse de esta forma:

La naturaleza "invadida", destruida por un elemento ajeno, como es el edificio y las grúas; por otro lado, un árbol que ya no es, ya no forma parte de la naturaleza. Ambos, forman parte del paisaje.

Víctor Aranda García dijo...

Hola Marieta, me alegra saber que también aprecias mi trabajo. La arquitectura fue mi primera vocación y de verdad no consigo entender que durante todos estos años nadie levantara la voz dentro del gremio para denunciar los abusos de todo tipo que se cometieron a lo largo del país.

Víctor Aranda García dijo...

Hola Sofi, siempre encuentras detalles en las fotos que incluso yo no había percibido, como la similitud entre el tronco doblado y las grúas. Lo de la geometría y las líneas es algo innato: siempre me gustó el dibujo y, como le decía a Marieta, mi primera vocación fue la arquitectura... Pero nunca terminé la carrera, por la fotografía entre otras razones. Un beso y muchas gracias por tus comentarios