miércoles, 19 de mayo de 2010

BIG POP CORN BANG

. . .

Serie de fotografías en blanco y negro para una exposición. En la primera un grano de maiz a tamaño real sobre fondo negro. El resto, palomitas de maiz

BIG POP CORN BANG

BIG POP CORN BANG

8 comentarios:

[Saray] dijo...

Estéticas y ricas.

Enhorabuena por el blog :)

Saludos.

Saray Alonso.

Víctor Aranda García dijo...

Hola Saray, gracias por el comentario. He visto tu blog y tengo que mandarte las felicitaciones de vuelta: da gusto ver fotografías en blanco y negro sobrias que no basan su éxito en una sobredosis de posproducción (que pesada está la gente con los cielos dramáticos y los contrastes parciales exagerados, uf...). Pasaré otra vez para leerte :)

Saludos!

a Oscuras dijo...

que acertada esta serie, muy creativo ppor tu parte esta elección temática.
Víctor sueles aludir siempre a los empastes photoshoperos" a la gente que experimenta con esto que lo generaliza, que lo dramatiza en sus tomas.. y qué?, tú eres un gran profesionales sabes cómo manejar el binomio f/time, expones y la calidad que se desprende de tus trabajos es irrebatible. Sin embargo, la fotografía se ha democratizzado como el resto de medios, Internet ha permitido que todo pichigato escriba un blog, aporte su grano a una especie de sub arte de contracultura de web 3.0 ya, creaciones personales que la gente exhibe, como la mía la tuya.., maneras de sacar, de vivir como leño!, qué es lo puro y no puro? el arte y no arte? esos límites de han desvirtualizado. lo heterodoxo, la fotografía ortodoxa... a veces pienso que si así se entretiene la masa perfecto, ya no hay un gusto estético prominente viva el eclepticismo...

quizá tu sobriedad esas escalas de grises, esa pureza y encuadres meditados hacen que mucha gente como yo te sigamos.

un saludo!

Víctor Aranda García dijo...

Pues claro que me parece fantástico que ahora todo el mundo haga fotos, y me parece genial que la gente retoque lo que le venga en gana... Ahora bien, no es lo mismo retocar una imagen con la intención de expresar algo (un concepto, un sentimiento, una provocación... como tú haces) que hacerlo para lograr un pastiche que así a lo mejor se parezca a algo que quizás mole. ¿Y qué? El problema está en que un subproducto así se presente como arte. ¿Por qué? Pues porque el arte, la música, todo lo mercantilizable, toda la sociedad se encuentra cada día más saturada de RUIDO, un ruido que no es inocuo, un ruido que distrae, que distorsiona, que ahoga... ¿Has oído a Pignoise, por ejemplo? ¿De dónde ha salido esa gente, Dios? Y mientras hay tantos músicos únicos e irrepetibles con talento y cosas que contar comiéndose los mocos en su casa... Porque el arte también educa, lo que oyes te educa el oido, lo que ves te educa la vista, el arte también te educa el alma... Así que este ruido no sólo ensordece voces que merecerían ser oídas, sino que además mete el dedo en la llaga (hasta el codo) en una sociedad que, en mi opinión está hudiéndose justo por la base, por una educación que es el 50% de lo que somos.

Como decía Joan Cusack en Working Girl: "A veces canto y bailo en ropa interior, pero eso no me convierte en Madonna"

Aparte, te explico por qué todo esto me afecta directamente... Por ejemplo, antes ganaba dinero con los concursos, algún año hasta el 30 - 40 % de mis (escasos) ingresos anuales. Pero eso se acabó, y la razón no es otra que esta inundación de pastiches guays... ¡En la mayoría de los concursos ahora ya no se premia nada que no esté en esta "línea"! Si vas con la cara lavada te mandan a casa llorando, y hasta te llaman fea. Y yo no sólo vivo por y para mis fotos, sino también de mis fotos. Y ahora que tampoco se vende nada en las exposiciones imagínate cómo estoy. También me pone a parir que la gente vea ahora alguna de mis fotos y piensen que son montajes, o que he retocado tal o cual cosa.

Así que, ya que esta situación no la puedo cambiar, ni puedo (ni quiero) adaptarme a ella, lo menos que puedo hacer es levantarme y decir lo que pienso, ¿no crees? Quizás resulte prepotente, presuntuoso, egocéntrico... Espero que mi carácter no tape la razón que creo que tengo.

Saludos! Y gracias una vez más por tus comentarios, y aún más por los que generan debate :)

a Oscuras dijo...

mi provocación como dices tiene que ver con reminiscencias dadáistas, absurdas, en ocasiones son plasmaciones de sentimientos, en otras encierran un concepto muy arraigado que no se aprecia facilmente. Las palabras en Working Girl son, a mi parecer, la premisa que todo conciudadano debería tener, es decir, no por escribir un texto, sacar un foto y tunearla" o hacer 4 manchas en un cuadro me creo ahora la Gestalt o un artísta.. buff el concepto del artista, proveniente del artesanado manual.. podríamos entrar en tantos debates...

me parece perfecto NO, lo siguiente!, que te expreses, que patalees y lo veamos que denuncies con tu fotografía todo lo que te concierne, es maravilloso, entre otras cosas por eso sigo tu trabajo, entiendo que los concursos te enojen poderosamente, a mí me lo provocan los concursos de carteles a los que me presento y nunca gano, yo que tengo la formación, la técnica y el concepto inherente en los visuales. Es extrapolable, esta tendencia" a dramatizar, al impacto por el impacto, bueno más al resultado de la necesidad de llamar la atención en una sociedad saturada de imágenes.

tu has elegido tu estilo, sobrio, desnudo, congelado y transportado así, sin más aislantes, lo crees, lo muestras, contribuyes así didácticamente a tu parcela de exposición, tus adeptos cada vez serán menos, no por falta de valor de tus trabajos sino por esa IN"-volución social...

me encantaría tener más tiempo para decir MAS cosas, Mas siempre mas...

Un saludo señor Víctor

rblanco dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, Víctor.

Creo que las fotografías "maquilladas" pierden la magia que adquieren en el momento de hacer clic.

Un abrazo
Rita

Mara Hitters dijo...

cuanta belleza amigo! no paras de sorprenderme, eso es ser artista_! Te extraño! disculpa mi ausencia...ya sabras porque desapareci...pero vuelvo en breve! abrazo enorme!

Víctor Aranda García dijo...

Hola Mara, qué bien saber de tí, espero más noticias! Te escribo pronto... Y ya casi, casi, te digo ¡feliz cumpleaños! Un abrazo