viernes, 19 de abril de 2013

Tengo un alma, y está cargada



Al acto de hacer fotos también se le llama disparar. Algunos fotógrafos a través del objetivo buscamos sacar el alma de las cosas. Y a veces también es nuestra propia alma la que vamos dejando por el camino, por ese camino que hacemos con las fotos que disparamos (mientras otros van como un tiro por las autopistas que la especulación y la usura les regalan). Y es que el arte vivido con pasión es, igual que el amor, una forma de suicidio.

Tengo un alma, y está cargada - Fotografía tomada en Valencia en abril de 2013

2 comentarios:

vel pister dijo...

fabulosa foto colega, perfecta para esas palabras, espero que no se te acabe la munición
abazo
peter

Víctor Aranda García dijo...

Muchísimas gracias por el comentario Peter. La frase la descubrí ayer, justo en el momento en el que también tenía en la cabeza hacer esta foto. Y creo que le aporta el carácter que me gusta que tenga la foto. Y muchas gracias también por lo de la munición: por suerte no creo que se acabe, lo único es que a veces viene inevitablemente un poco mojada, jaja. Un abrazo desde Valencia!